Visitar bodegas y otros productores

Repostería Conventual

Dulce tentación

Los cristianos heredaron de mozárabes y mudéjares el gusto por la dulcería y la utilización de ingredientes como la miel, el azúcar o las almendras, convirtiéndose los conventos de la capital en los principales artífices de estos postres. Esta tradición se ha perpetuado a lo largo de los siglos, siendo famosas algunas de las creaciones elaboradas por las religiosas, tales como los huevos moles de San Antón, las tortas de almendras que preparan las Tomasas, los mojicones de la Encarnación, las hojarascas de Santa Isabel la Real, los alfajores de Santa Catalina de Zafra o los deliciosos almíbares de las Comendadoras de Santiago y del Monasterio de San Jerónimo.



Login

Registro | Contraseña perdida?