Página Turística Oficial de la Provincia de Granada Español English Français Deutsch Italiano Arte y cultura Sol y playa Rural y naturaleza Esquí y activo Salud Comer y beber Contáctenos Mapa Web

Turismo de Granada

Organiza tu viaje


Granada, 22 de Septiembre de 2014
Home > Municipios

La Malahá

Infomación del municipio
Código Postal: 18130
Distancia de Granada:16 km
Nº de Habitantes:1679 habitantes
Gentilicio:Malaheños

Información turística

Situada al pie del cerro minero de Montevives, entre los arroyos Santapudia y Salado, cuyas aguas alimentan sus históricas salinas, La Malahá es la localidad de Granada con el nombre de ortografía más cambiante en su dilatada historia. Escrito indistintamente como Malá, La Malá, La Malaha o La Malahá, según el mapa que se mire o la carretera por la que se entre al municipio.

El río Cacín, cuyo cauce se encaja a lo largo de impresionantes desfiladeros rocosos, señala la proximidad de la población. En sus calles se respira la sosegada atmósfera de una villa campesina, en cuyas inmediaciones se suceden pozas y laberintos de las viejas salinas, unas de las más notables del interior de Andalucía. Al norte, muy cerca, queda el atractivo paraje de los Baños, la fuente de aguas curativas –clorurosódicas arsenicales–, que se remansa en un estanque circular de piedra, vestigio de romanos y musulmanes, con un amplio paisaje ante sí que se dilata hacia la Vega granadina.

En medio de un terreno de suaves ondulaciones, con campos de cereal, olivares y regadíos, La Malahá extiende su sencillo casco urbano a base de manzanas ordenadas que confluyen en su sector más antiguo y compacto, donde se alza la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción.


Historia

Esta comarca recibió un apreciable número de pobladores árabes poco después de la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica. Su viejo nombre de Quemple procede de la tribu árabe de los qaysíes, llegados con las tropas sirias del general Baly en el 740. Aquí se formó el distrito dependiente de la provincia granadina de Ilbira y donde se repartían una decena de alquerías, entre las más señaladas estaba La Malahá.

En sus alrededores se localizan interesantes hallazgos prehistóricos y testimonios que revelan que este lugar estuvo habitado en la época del Imperio Romano, tiempo en el que ya se explotaban sus salinas. Los griegos la llamaron Malka y los romanos Misarza, “valle templado o alivio de los dolientes” y establecieron en ella un balneario. Después los godos la llamarían Mizarza en alusión a los beneficios de sus aguas termales. De época romana permanece un gran aljibe muy bien conservado, además de unas termas y una necrópolis. Sin embargo, su nombre proviene del árabe, Al-malaha, “las salinas”. Los musulmanes crearon un sistema complejo de regadío y explotación de la sal. Por entonces la villa tuvo gran importancia, llegando a tener más de 3.000 vecinos, que produjeron también seda.

La Malahá desarrolló su tranquila actividad salinera, agrícola y forestal hasta las agitaciones que precedieron a la conquista de Granada. Los Reyes Católicos cedieron la explotación de las salinas a Muley Abdalá ‘El Zagal’ cuando depuso las armas y rindió en 1489 las plazas de Guadix y Almería. Durante años, hubo de permanecer una considerable población de musulmanes y moriscos que, a raíz de las sublevaciones, se vería mermada y sustituida por pobladores cristianos de otras regiones.

Durante el siglo XIX experimentó un auge extraordinario gracias al balneario que funcionó en aquella época.


Gastronomía

La Malahá tiene como excelencias culinarias el tradicional puchero, las migas y las “papas a lo pobre” (patatas fritas a fuego suave con pimientos y cebolla). Asimismo, de su gastronomía resaltan los productos de matanza. Para el postre, reserva dulces como los roscos, los alfajores, tortas y bizcochos. Con la llegada del invierno y la navidad son también conocidos sus polvorones y roscos.



Localización