Página Turística Oficial de la Provincia de Granada Español English Français Deutsch Italiano Arte y cultura Sol y playa Rural y naturaleza Esquí y activo Salud Comer y beber Contáctenos Mapa Web

Turismo de Granada

Organiza tu viaje


Granada, 31 de Julio de 2014
Home > Municipios

Granada

Infomación del municipio
Código Postal: 18001
Nº de Habitantes:236982 habitantes
Gentilicio:Granadinos
Web oficial:www.granada.org

Información turística

Descubrir Granada es toda una aventura, quizás por la herencia de misterio árabe que aún la envuelve, quizás por la estrechez de sus calles o por los tesoros que oculta. Contemplarla siempre se ha considerado un privilegio como demuestra el dicho popular: «Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada».

Granada es la capital de la provincia. La ciudad se asienta sobre la confluencia de los ríos Darro y Genil, a los pies de Sierra Nevada y abriéndose a su fértil vega. Al pie de la Alhambra, su más emblemático monumento que visitan cada año más de dos millones de personas, se encuentra una ciudad repleta de animación y monumentos.

Ciudad ‘mora y cristiana’, su patrimonio, aunque claramente diferenciado, reúne el legado de ambas culturas. Enriquecida durante siglos por los árabes, los cristianos regalaron a la ciudad monumentos únicos, que reflejan su cultura a través del dominio de las artes y las ciencias.

El curso del río Darro es la arteria emblemática desde Plaza Nueva (con la Real Chancillería y la mudéjar iglesia de San Gil y Santa Ana) hasta el Paseo de los Tristes, jalonado por el Bañuelo (baño árabe del Nogal del siglo XI), la plateresca casa del Castril, sede del Museo Arqueológico, y un reguero de edificaciones monumentales.

Frente a la Alhambra se sitúa el Albaicín, repleto de callejones tortuosos y reducto de la ciudad islámica. Fue el foco central de la ciudad de época zirí y nazarí, como demuestran los numerosos testimonios que se han conservado. La cuesta del Chapiz sube desde el Darro hacia su interior, cabe destacar en esta zona la Iglesia de San Juan de los Reyes, con la torre de un alminar de una mezquita del siglo XIII, y en la parte más alta, la iglesia y el mirador de San Nicolás con unas espléndidas vistas de la Alhambra, y la Iglesia del Salvador, edificada sobre la antigua mezquita mayor y que conserva un patio porticado del siglo XIII.

Se respira ambiente andalusí al recorrer en el Albaicín la plaza Larga y el Arco de las Pesas, puerta de la muralla de la cuesta Alhacaba, rematada por la puerta de Monaita. Otro de los monumentos con el que se tropieza en este barrio es el Convento de Santa Isabel la Real que se entrelaza con el Palacio de Dar al-Horra, la «Casa de la Reina» donde residía la madre de Boabdil, último rey nazarí de Granada. Por las calles Calderería Nueva y Vieja se desciende hasta la calle de Elvira, que a través de su puerta conectaba el Albaicín con la medina.

Recorridos que llevan por la calle Reyes Católicos, la plaza del Carmen y Puerta Real, nudo del centro urbano, por el Mauror, la antigua Judería, la Antequeruela, con sus cármenes escalonados, y el popular Campo del Príncipe. O por el Realejo, San Matías y tantos otros enclaves de interés, para concluir por la Carrera del Genil y los paseos que bordean este río, con el viejo oratorio musulmán convertido en ermita de San Sebastián y el palacete de Alcázar del Genil, el testimonio más fehaciente de la presencia de los almohades en Granada.

La Granada cristiana está representada en edificios como el Hospital Real y el Monasterio de San Jerónimo, del siglo XVI, la iglesia y hospital de San Juan de Dios, de trazas barrocas, la de los Santos Justo y Pastor y la Universidad. La Gran Vía de Colón devuelve el itinerario a lo que fue el corazón de la medina musulmana en torno a la mezquita sustituida por el Sagrario y la Catedral. Iniciada con criterios góticos, Diego de Siloé la transformó en una obra de planteamiento renacentista, rematada en el XVII por la fachada barroca diseñada por Alonso Cano. Adosada a la Catedral se sitúa la Capilla Real, panteón de los Reyes Católicos, obra del gótico flamígero realizada por Enrique Egas entre 1505 y 1521. Enfrente se halla la Madraza, centro de estudios establecido por Yusuf I. Muy cerca están la Alcaicería, el mercado para comercio de sedas y mercancías del siglo XIV, el Zacatín, arteria mercantil de la medina, y la plaza de Bibrrambla. Al otro lado de la calle Reyes Católicos, el Corral del Carbón, una de las alhóndigas donde se acogían mercancías.

Granada, una ciudad con un gran legado histórico, es también una capital joven (de sus 236.000 habitantes, 65.000 son estudiantes universitarios) y moderna. El museo Parque de las Ciencias es un claro ejemplo.

La oferta turística de Granada rebosa de cultura, entretenimiento y, cómo no, de gastronomía. Salir por el centro histórico a degustar las tapas, que se suelen ofrecer gratuitamente al pedir una bebida, es un placer para los paladares. También es un lugar ideal para aquellos que quieran disfrutar de la naturaleza y de los deportes al aire libre. Sin olvidar que se encuentra a 25 minutos de la mejor estación de esquí de España. Granada es una ciudad que abre los brazos a los visitantes y les ofrece todo aquello que puedan desear.

Son barrios de Granada: Albaicín, Beiro, Chana, Centro, Genil, Norte, Ronda y Zaidín


Historia

Granada ha estado habitada desde hace milenios. Fue asentamiento de los túrdulos, una tribu íbera; y fenicios, cartagineses y griegos habitaron también sus tierras. Durante la dominación romana fue Ilíberis y en la ocupación de los visigodos siguió siendo un importante centro religioso, civil y militar. Una comunidad hebrea formó un asentamiento cerca de Ilíberis que denominaron Gárnata. Esta población fue la que ayudo a Tariq a tomar Ilíberis. En 1010 la ciudad fue destruida desde dentro, debido a las luchas intestinas entre diferentes etnias y culturas. Fue en 1013, con la llegada de la dinastía Zirí, cuando Granada se constituyó en reino independiente. A finales del siglo XI, la población ya se había extendido por toda la colina que hoy ocupa el barrio del Albaicín, y desde el Darro hasta la Alhambra.

En 1238 un nuevo monarca, Ibn al-Ahmar, de la dinastía Nazarí, estableció el Reino de Granada, que se extendía desde las montañas de Sierra Nevada hasta Gibraltar. Ocupó por completo lo que hoy son las provincias de Granada, Málaga y Almería y gran parte de Sevilla, Jaén, Córdoba y Cádiz. Durante esta época es cuando se realizan las obras más imponentes de la Alhambra y en la parte baja de la ciudad se instalan la Madraza, las aduanas y la industria. Durante el siglo XV, el reino se debilitó debido a las luchas internas entre las familias de la Corte, hasta que en 1492 cae en manos de los Reyes Católicos, siendo Boabdil el último rey musulmán del Reino de Granada. Se firmaron tratados entre árabes y cristianos según los cuales estos respetarían los distintos idiomas, religiones y tradiciones, pero no se cumplieron. Con el paso del tiempo, los moriscos fueron obligados a bautizarse en la fe católica, se prohibió el uso de sus ropas, de sus costumbres y de su lengua. Esta situación insostenible estalló en 1568 con la sublevación de los moriscos del Albaicín. Una vez sofocada la revuelta, en 1571, los moriscos fueron expulsados y nuevos cristianos llegaron a la ciudad.

La ciudad entró en decadencia en los siglos siguientes, e incluso la Alhambra sirvió de cuartel general a las tropas napoleónicas cuando invadieron la Península Ibérica en el siglo XIX. A raíz de las desamortizaciones que empiezan a tener lugar a lo largo de ese mismo siglo, Granada es escenario de interesantes fenómenos urbanísticos e industriales. Se concibe entonces la Granada moderna, se realiza un nuevo trazado urbanístico con la Gran Vía como eje y se da un tratamiento a las plazas y jardines inspirados en los modelos ingleses y franceses.


Gastronomía

La gastronomía granadina con mayúsculas es tan variada y apetitosa como las tapas. Es una cocina con gran herencia árabe, generosa en especias, rica en sopas y potajes y especialmente golosa. Los productos de la fértil vega que circunda la ciudad de Granada son la base de muchos de los platos típicos locales, como las tiernas habas fritas con jamón, las pencas de acelga rellenas, los cardos, el remojón, la pipirrana y el indispensable gazpacho. Todo ello acompañado con el excelente pan de Alfacar. Especialidad de renombre en la capital es la Tortilla del Sacromonte, un plato no apto para paladares remilgados que se elabora, entre otros ingredientes, con sesos, criadillas y huevos.


Excursiones y senderismo


Localización