Fiestas

Fiestas de las Ánimas en Puebla de don Fadrique

LoadingAñadir a Mi Granada

En el confín noroeste del antiguo Reino de Granada, al pie de la sierra de La Sagra y casi a 200 kilómetros de su capital, en el límite con las provincias de Jaén, Albacete, Murcia y Almería, bastantes leguas tierra adentro y nada menos que a 1.164 metros de altitud sobre el nivel del mar, Puebla de don Fadrique no tiene reparos, sin embargo, en dedicar sus fiestas mayores y más arcaicas a una figura tan marinera como la Virgen del Carmen. Por muy extraño que ello parezca, el cuadro centenario de esta Virgen que se conserva en el pueblo sirve de guía como estandarte cada Navidad a los miles de vecinos, emigrantes y curiosos que aquí se dan cita para perpetuar una de las tradiciones más ancestrales, puras y autóctonas que han conseguido sobrevivir en nuestra tierra al paso de los siglos.

Consideradas de gran valor antropológico, tanto por su antigüedad como por su idiosincrasia musical y folklórica, con claras reminiscencias navarro-aragonesas aportadas por los repobladores del siglo XV, las fiestas de La Puebla, aunque dedicadas a la Virgen del Carmen, se celebran bajo la advocación de las Ánimas Benditas y coincidiendo con las fechas navideñas, desde la Nochebuena hasta el 29, siendo su momento culminante el “Día de los Inocentes”, festividad de las Ánimas Benditas.

Sus protagonistas principales son los miembros de la Hermandad de Ánimas, fundada para sufragar las misas que por ellas se ofician en el pueblo todos los domingos y festivos del año, y los “cascaborras”, herederos de la antigua guardia encargada de controlar a los moriscos. Éstos toman su nombre del instrumento que portan, la “cascaborra”, compuesta por un palo del que pende un badajo de piel relleno de borra, con lo que ‘amenazan’ al personal para obtener limosnas para las Ánimas. Además está el grupo de los Inocentes, formado por dos alcaldes y dos ministros del tiempo de la ocupación francesa. Todos ellos, acompañados de los músicos y con la Virgen del Carmen como bandera, recorren el pueblo de madrugada despertando a los vecinos y pidiendo limosnas para las Ánimas.

El mismo objetivo tiene también la Danza de las Ánimas, que se baila ante la ermita del Santo Ángel y en la que, dando dinero, toda persona tiene derecho a sacar a bailar a quien quiera, sin que nadie se pueda negar a ello. Los despertadores, los “cascaborras”, el baile de las ánimas, todo en estas fiestas de Puebla de don Fadrique está encaminado a recaudar fondos para el cuidado del cementerio durante el resto del año.

DATOS BÁSICOS

Región: El Altiplano: comarcas de Baza y Huéscar
Localidad: Puebla de don Fadrique
Código Postal: 18820


Login

Registro | Contraseña perdida?